A la banda de música “Virgen del Espino”

Seguro que muchos de nosotros nos hemos quedado sorprendidos esta mañana cuando hemos abierto el libro de desposorios y nos hemos encontrado con una poesía titulada: A la banda de música “Virgen del Espino”.

¡¡¡Una poesía dedicada a la banda!!! ¿¿¿De quién será??? Anda si es de Manolo García.

Este verano será distinto. Por cosas de la vida no podremos contar son su compañía. Esperemos que dentro de poco lo volvamos a ver por nuestras tierras desbordando la alegría que le caracteriza. Mientras tanto nos conformaremos con leer las palabras que nos dedica desde la distancia (con fotos al final):

A la banda de música “Virgen del Espino”

Manuel García Pardilla
Junio 2011

Enclavada en la manchega llanura

persiste laboriosa esta noble villa,

donde siempre la vida fue dura,

dejándose el sudor en la agricultura

de los hermosos campos de Membrilla.

 

Contemplan la ermita mil inviernos

de fríos y heladas insolentes.

Y otros tantos veranos como infiernos

que hacen los agostos casi eternos

volviendo morena la tez de sus gentes.

 

Pero siempre encontró en mi pueblo lugar

la música con la que aliviar el alma.

Nunca faltaron verbenas donde bailar

ni fiesta donde no se oyera tocar

el solemne cántico de una banda.

 

Y escribo a modo de humilde tributo

estas rimas con mas o menos tino.

A una agrupación que por atributo

da a la música un amor absoluto:

Nuestra banda “Virgen del Espino”

 

¿Puede haber oficio mas noble

y música mas bella y sentida?

No hay Desposorios sin pasodoble.

¿Qué haría el torero sin el redoble

y el toque de la banda en la corrida?

 

“Amparito Roca” siempre en la carpeta.

“Marcial” por la calle Alabarderos.

Y en la plaza la estatua de un poeta

se emociona cuando oye las trompetas

al son de “Paquito el Chocolatero”.

 

Pero también un toque plañidero

se eleva en nuestra Semana Santa.

Emoción contenida en “Costalero”,

y cuando pasa el cristo en el madero

pone la “saeta” el nudo en la garganta.

 

Cuarenta corazones que disfrutan.

Aunque les castigue el frío o el calor

la música no cesa ni se inmuta.

Siguen latiendo al son de la batuta

en las manos ligeras del director.

 

Son artistas con extensa formación

en el arte de la expresión musical.

Pues son maestros en coraje y tesón,

catedráticos en fe y superación

y doctorados en sensibilidad.

 

Son personas de sencillo talante

que hacen un esfuerzo meritorio.

Con la vista siempre hacia delante,

que en la música lo mas importante

no se enseña en los conservatorios.

 

Porque fue el amor antes que la poesía

no es el poeta el que mas ama.

Ni es mejor músico, yo diría

el que ha escrito tratados de armonía,

pues fue antes la música que el pentagrama.

2 comentarios

    • César García en agosto 10, 2011 a las 1:19 am
    • Responder

    ¡Enhorabuena por el poema,Manuel!
    Para la Banda de musica “Virgen del Espino”, seguid tocando tan bien como lo haceis y levantando a la gente de sus asientos en cada concierto que dais.
    Es un placer escucharos.
    Saludos.

    • Jesus en agosto 10, 2011 a las 2:19 pm
    • Responder

    Eres un fenomeno Garcia, espero verte por aqui estos Desposorios si es que vienes y si no espero verte pronto. Animo con todo y ya sabes que te echamos mucho de menos.

    Un fuerte abrazo.

    Tu banda siempre, siempre, siempre te esperará con los brazos abiertos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*