Buen ambiente y buena música durante el Encuentro Local de Bandas 2012

A pesar del aplazamiento del Encuentro Local de Bandas debido al partido de cuartos de final de la Selección Española, la gente respondió como la ocasión se merecía y lleno el pabellón del Espino para pasar una agradable tarde musical.

Como en años anteriores el acto comenzó con un pasacalles que llevo a la Banda de Música Virgen del Espino desde la casa de cultura hasta la plaza del Azafranal, en donde se encontró con la otra agrupación de la localidad; una vez allí, continuamos con la música hasta el Pabellón Multiusos del Espino, lugar de celebración del concierto.

La Banda de Música Virgen del Espino actúo en segundo lugar tocando un repertorio nuevo para esta asociación y, dos de sus piezas, de estreno para la localidad: Dance of Innocence de Jan Van der Roost y Con acento Español de Ginés Ramírez.

La primera pieza a interpretar, y de estreno para esta banda, fue Paradise de Óscar Navarro, uno de los compositores más interpretados en este tiempo. Esta obra nos introdujo en las lentas y suaves melodías de unos piratas que buscan su refugio y descanso en una isla paradisíaca. El inicio majestuoso nos mete de lleno en un ambiente idílico en la que las flautas juegan musicalmente con el tema de los saxos, para después despertarnos con las llamadas de trompetas. Seguidamente Navarro nos involucra en la lucha de los piratas en la que juega con notas cortas para después darle un contraste con las notas largas y ligadas por parte de la madera, evocando la lucha, el riesgo y la aventura de los piratas. La percusión nos conduce más adelante a un ritmo frenético que recuerda a las grandes fiestas piratas, tantas veces vista en las películas, hasta que esa intensidad va decayendo en aras del paraíso con notas evocadoras y melódicas que presagian la llegada a la isla. Todo ello interpretado de forma excelente por parte de la BMVE.

 En segundo lugar, tuvo lugar el estreno de Dance of Innocence, en la línea que sigue actualmente la banda, buscando composiciones de creación reciente, mezclándolas con otras de más tradición. Esta obra, dedicada a la muerte de una joven, trata de reflejar la inocencia de esta. La primera parte de gran dificultad mezcla ritmos lentos  en la que empieza con un solo de bombardino, que estremeció a más de uno por su sensibilidad, y que estuvo acompañado de timbal hasta encontrarnos en un giocosso, un ritmo juguetón que cambia la naturaleza de la obra; a través de llamadas de trompetas y trombones se cambian los ritmos binarios con los ternarios para llevarnos al segundo tema de la composición: el allegro moderato, que fue interpretado de forma majestuosa por nuestros músicos. En ella se entremezclan ritmos de percusión corporal en mitad de la obra, no cambiando esta de patrón hasta el final de la misma.

La tercera pieza, el pasodoble con acento español, es el típico pasodoble de ritmo rápido pero que en esta ocasión la Banda de Música Virgen del Espino intentó darle un ritmo más pausado. Al final del pasodoble, el compositor reproduce o cita en cuatro compases los primeros acordes del Himno de España, un gran final para una composición tan nuestra. Esta obra estuvo dedicada a un gran amigo de esta Banda y en especial de Luis y Beatriz, que se llama Antonio Uriz y es un regalo que el autor (Gines Ramírez) nos ha ofrecido por su amistad y colaboración con muchas agrupaciones y bandas de España.

Por último se interpreto, 1492, La conquista del paraíso. Esta banda sonora, de la película homónima de Ridley Scott, nos relata la historia del descubrimiento de América. A esta obra se le dio un toque especial, ya que la mayoría de la misma fue cantada por la propia Banda.

Mención especial a toda la Banda por el maravilloso ascenso de nivel ofrecido, pero en particular a la percusión que sin ellos, estas obras pierden totalmente la importancia y la fuerza de las mismas.

2 comentarios

  1. Apreciados amigos, mi más sincera enhorabuena por tan brillante concierto que deja patente la gran banda que sois y el excelente ambiente que se respira entre vosotros.
    Os diré, que si me quedé con pena de no poder acudir a esa cita, después de veros y oir el concierto y escuchar las palabras de Beatriz, esta pena se acrecienta y emociona, pues las mismas se que van dirigidas directamente al corazón de un amigo, pero no dudéis que un día estaré ahí dándoos un buen abrazo y como dice Luis, cargando «la fragoneta» de los mejores melones del mundo.
    Desde estas tierricas navarras, mi agradecimiento por tan bonito regalo, con la certeza de que aquí tenéis un gran admirador vuestro y sobre todo un buen amigo.

    • Membrillato en julio 3, 2012 a las 7:21 pm
    • Responder

    a mi también me gusto el pasodoble. Sobre todo ese toque final me parecio estupendo.
    Esperemos que lo toqueis mas veces.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.