Warning: Use of undefined constant wp_cumulus_widget - assumed 'wp_cumulus_widget' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/5/d324128549/htdocs/wp-content/plugins/wp-cumulus/wp-cumulus.php on line 375
Un día desapacible, no impidió la celebración de San Antón – Banda de Música Virgen del Espino

Ene 21

Un día desapacible, no impidió la celebración de San Antón

170341716129La Banda de Música Virgen del Espino, amenizó las calles de la villa en la celebración de San Antón, en un día desapacible debido de las bajas temperaturas y la presencia del viento.

Sobre las 11:00 horas del día 20 de enero de 2013, la Banda de Música comenzaba su pasacalles en la Plaza del Azafranal, estrenando dos pasodobles festeros:  “Vicente Marín” de Domenech y Aparicio y “Els Preparats” de A. Carrillo, para ir en primer lugar a recoger el distintivo de la Hermandad y a su Presidente D. José Arroyo, a la Carretera de La Solana, y posteriormente encaminar los pasos, junto con varios allegados de la misma, al domicilio de los cumplidores, D. Dionisio Cotillas y Dña. Carmen García, a la calle del Castillo del Tocón. Una vez allí, los cumplidores agasajaron a la banda, así como a los familiares y vecinos invitados, a unos aperitivos salados, mantecados de la tierra y las conocidas perrunas (pastas de manteca), esta vez con la forma del cochinillo de San Antón, además de refresco, zurra y licores. El cumplidor también tuvo a bien ofrecer a los presentes un vino de barril de cosecha propia, digno de los más exquisitos paladares, que de alguna forma palió los efectos del clima, propio de esta época del año.

DSC_0817Posteriormente, la banda acompañó hasta la Iglesia Santiago el Mayor de la localidad a la comitiva, en la que  a las 12:00 horas dio comienzo la Eucaristía en honor de San Antón, en la que pudimos escuchar en la voz del Párroco D. Raúl, el Evangelio de San Juan, esta vez dedicado a las bodas de Caná, donde el vino volvió a ser el protagonista y en el que la presencia de Jesús y María garantiza a los esposos la felicidad, la fidelidad, el amor y la unidad.

Después de la Eucaristía, la tradicional procesión por las calles de la villa. Una vez más los vecinos sacaron los caballos, perros, pájaros… y demás animales a pesar de lo poco que este año ha acompañado el tiempo.

Una vez que se dieron las vueltas de rigor con los animales, volvimos a encaminar los pasos desde la Plaza del Azafranal, con todos los hermanos e invitados, hasta el Centro Social Polivalente de la localidad, para volver a degustar los dulces y bebidas tradicionales y poner el punto y final con el recién estrenado pasodoble “Vicente Marín”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*