La alocada primavera, concede una tregua para la celebración de Santa Gema

IMG-20130522-WA0002 “Con permiso de la Autoridad y si el tiempo no lo impide”. Esta coletilla, propia de los carteles taurinos, parece estar cada día más vigente cuando de salir a la calle en procesión se trata.

El pasado domingo 19 de mayo de 2013, las idas y venidas de esta alocada primavera, concedieron una tregua, pudiéndose celebrar con normalidad, a pesar de que la temperatura fuese un poco baja para esta época del año,  la procesión en honor a la primera santa italiana del siglo XX: la religiosa pasionista, Santa Gema de Galgani, fundadora de la congregación que lleva su nombre: “Hijas de Santa Gema”, fallecida a la temprana edad de 25 años, que no sólo se caracterizó por su piedad, sino también por su gran amor a Cristo y la Eucaristía, siendo una de las primeras mujeres estigmatizadas del siglo XX.

Pasados unos minutos de la siete de la tarde, tras la celebración de la Santa Misa, por la puerta sur de la Parroquia Santiago el Mayor de Membrilla, dio comienzo la procesión, presidida por D. Raúl, el Párroco de la localidad, arropado por los miembros de la Junta Directiva de la Hermandad y de todos los fieles que decidieron acompañar a la Santa.

Picture1

En la cabeza de la procesión, la Banda de Música Virgen del Espino de Membrilla, comenzó la misma tocando la marcha “Cristo de Medinaceli” de Pedro Álvarez Ríos. Durante su recorrido por la calles de la localidad y a paso lento, nos deleitó con las también conocidas marchas: “Jerusalem” de José Vélez García,  “A la voz del Capataz” y “Esperanza Marinera” de Abel Moreno, “Mektub” de Mariano San Miguel, Corona de Espinas de Aurelio Fernández-Cabrera, Caridad del Guadalquivir de Paco Lola, finalizando el recorrido con “El Buen Pastor” de Ricardo Dorado.

Una vez que los hermanos, condujeron la carroza con la Santa al interior del Templo Parroquial, acompañados de los mismos, la banda desfiló a paso ordinario hasta el Pabellón Multiusos de la localidad, sito en los paseos del Espino, amenizando el recorrido con un par de pasodobles de reciente adquisición : “Pepe Antón” y “Caridad Guardiola” de Antonio Carrillos. Una vez allí, la banda se subió al escenario del pabellón donde interpretó el conocido pasodoble “El Gato Montés” de Manuel Penella, de nuevo “Caridad Guardiola, para cerrar su actuación con otro pasodoble moderno para la banda: “Vicente Marín” de Domenech y Aparicio.

Para finalizar, la Hermandad, agasajó a todos los presentes con su tradicional bocadillo de jamón, refresco y zurra.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.