Los sonidos de la Semana Santa, eco de fondo de unos días para la oración.

Imagen3Los sonidos de la Semana Santa inundaron el auditorio de la Casa de la Cultura en la tarde del Domingo de Ramos, en la procesión del Sermón del Encuentro el Viernes Santo por la mañana y en la del Domingo de Resurrección.

La Banda de Música Virgen del Espino comenzó la Semana Santa con un concierto digno de unas fechas en las que la pasión, muerte y resurrección de Cristo son la referencia, tanto para los más creyentes como para aquellos que viven su religiosidad de una manera más popular.

Cerca de las ocho de la tarde, la Banda de Música Virgen del Espino hacía acto de presencia en el auditorio de la Casa de la Cultura encabezados por su director, Jesús Herrera y presentados por Joaquín Jiménez que abría la primera parte del concierto presentando las dos primeras obras, “Dulce nombre de María”, de Víctor Manuel Ferrer Castillo, una marcha de procesión compuesta en el año 2005 para la Hermandad Ntro. Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras, María Santísima del Dulce Nombre y San Juan Evangelista de Granada y “A compás la cera llora” de Juan Manuel Velázquez Ruiz, título tomado de uno de los versos que se pronunciaron durante el pregón de la Semana Santa de Sevilla de 2009 y que iban dedicados a la Virgen de Gracia y Esperanza de la sevillana cofradía de San Roque, que suele realizar su estación de penitencia el Domingo de Ramos.

Imagen2El siguiente bloque estuvo compuesto por otras dos marchas extraordinarias: “Mi Amargura” y “Aires de Triana”. La primera también del autor de Dulce nombre de María, que fue compuesta para la Cofradía del Huerto de Granada, y más concretamente a uno de sus titulares: María Santísima de la Amargura, probablemente una de las marchas más bonitas que estos días sonarán por las calles de la geografía española y con la que es difícil no emocionarse. La segunda, del maestro Felipe Sigüenza López, está dedicada a Ntra. Sra. de la Salud de la sevillana Hermandad de San Gonzalo y que se puede oír por las calles de Triana en la tarde del Lunes Santo.

A continuación “Caridad para mi hijo” de José Ribera Tordera. Marcha de procesión compuesta en 1993 y dedicada a la Cofradía de la Santísima Virgen de la Caridad, que procesiona por las calles de Cádiz el Martes Santo y “Miércoles Santo en Granada” de Miguel Sánchez Ruzafa, bella composición musical que nos transmite el devenir del Miércoles Santo por las estrechas calles granadinas y que está dedicada a la Hermandad de la Paciencia y Penas de esta ciudad.

Imagen1Tras unos minutos de descanso, se reanudó el concierto con dos obras de gran altura: “Penas” de Alberto Haro Ortega y “Palio Blanco” del autor de Miércoles Santo en Granada. La primera también dedicada a la Hermandad de la Paciencia y Penas de Granada, especialmente a su imagen de María Santísima de la Penas. Durante la marcha, se interpreta con un solo de saxofón unos versos tradicionales dedicados a la Virgen. Palio Blanco es una marcha dedicada a la Real, Venerable e Ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de la Aurora de Granada, que procesiona durante la noche del Jueves Santo. Debe su nombre al característico color del palio que cubre la virgen, damasco blanco.

De nuevo, Joaquín Jiménez presentaba dos nuevas marchas “Concha” del autor de Mi Amargura y Dulce nombre de María y “Madrugá de Canela y Clavo” de Juan Manuel Velázquez Ruiz. Concha, marcha dedicada a la Hermandad de la Penitencia de Ntro. Padre Jesús del Amor y la Entrega de María Santísima de la Concepción de Granada. Cofradía que procesiona en la noche del Jueves Santo y su titular representa la Inmaculada Concepción de María por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente. Madrugá de Canela y Clavo se estrenaba en 2009 y está dedicada a la Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias Coronada, más conocida como la Hermandad de los Gitanos de Sevilla.

Para finalizar con el programa “Hossana in excelsis” de Óscar Navarro. Marcha finalista del Concurso Nacional de Composición de Marchas de Procesión memorial “Font de Anta” celebrado en Sevilla, en 2009. Su título en latín significa Hossana en las alturas y es una parte del Ordinario de la Misa católica, en concreto, es la aclamación litúrgica con la que se cierra el Prefacto.

Una auténtica catequesis musical que aún dio para un par de bises: “Encarnación Coronada” de Abel Moreno, un clásico que el autor compuso en 1994, dedicada a la Virgen de la Encarnación, de la Hermandad San Benito de Sevilla y en el que al llegar al compás 52, el director invitó al público a cantar junto con parte de la banda el Ave María. El segundo bis, no podía ser otro que la popular “Saeta”. En esta ocasión, la banda interpretó el arreglo del maestro Guillermo Fernández Ríos.

Antes de finalizar, el director agradeció al público su asistencia y presentó a los músicos que se han ido incorporando a la banda recientemente y que por su juventud, sin duda, son el futuro de ésta.

vlcsnap-2014-04-21-22h32m18s45Casi dos horas de concierto en el que la banda, una vez más, dio lo mejor de sí misma, con la única intención de agradar a los que la siguen y a los que reiteramos una vez más nuestra gratitud, y en especial a la concejal de Cultura, Carmen Jiménez, por acompañarnos y a todos los que hacen posible que estos eventos se puedan realizar. Lamentamos la ausencia de nuestros sacerdotes, por no haber podido disfrutar con nosotros, de unos sones destinados a plasmar musicalmente los últimos momentos de la vida de Jesús.

El Viernes Santo, sobre las 06:00 de la mañana, la banda se sumerge de lleno, en la representación de la pasión de Jesucristo, inundando las calles de la localidad con los sones propios de las marchas de Semana Santa, acompañando a la Virgen de la Soledad, desde la Parroquia de Santiago el Mayor hasta la plazoleta de la confluencia de las calles Mayor, Cristo del Valle y Monjas, donde se celebraría el tradicional Sermón del Encuentro, para a continuación, procesionar por el itinerario de costumbre en una mañana, donde la temperatura fue la principal protagonista, volviendo a interpretar algunas de las obras estrenadas en el Concierto del Domingo de Ramos:“A compás la cera llora”, “Madrugá de canela y clavo”, “Hossana in excelsis”, “Concha” y “Aires de Triana”, obras dedicadas a imágenes de Andalucía, especialmente de Granada y Sevilla, además de las ya conocidas marchas:“Mater Mea” de Ricardo Dorado, la popular “Saeta”, arreglo de Guillermo F. Ríos, “La Macarena” de Paco Lola, “Mektub” de Mariano San Miguel, “Nazareno y Gitano” de Martín Salas y Pascual González y “Macarena” de Emilio Cebrián, finalizando la procesión de nuevo en la Iglesia de partida sobre las 10:00 horas.

IMG-20140420-WA0005Para finalizar su participación en estos días de referencia para los cristianos, la Banda de Música Virgen del Espino, acompañó a la Virgen de la Esperanza en la procesión del “resucitado” paso que, este año, ha procesionado por primera vez “a costal”, con el tradicional encuentro con su hijo resucitado en la Plaza del Azafranal, donde tras la liberación de las palomas, la Banda interpretó la marcha “Encarnación Coronada” del maestro Abel Moreno, entonando el Ave María. Durante el itinerario procesional, se volvieron a interpretar los temas estrenados en el Concierto del Domingo de Ramos, cuyos ecos ya resonaron en la mañana del Sermón del Encuentro, además de otras marchas ya conocidas como “Costalero” de Martín Salas, “Callejuela de la O” de Paco Lola y Martín Salas, “Madre Hiniesta” de Manuel Marvizón Carvallo, “A la voz del capataz” de Abel Moreno, “Pasan los Campanilleros” de Manuel López Farfán y “La Marcarena” de Paco Lola, finalizando la procesión sobre las 15:00 horas en la Parroquia Santiago el Mayor.

Cada año y desde el año 325, la fecha del Domingo de Pascua de Resurrección y por tanto el resto de la Semana Santa y otras fiestas litúrgicas varían, de acuerdo con el ciclo lunar. Lo que no varía, es la alegría con la que los cristianos seguimos celebrando el motivo principal de nuestra fe: el paso de la muerte a la vida de Nuestro Señor Jesucristo, que no murió en vano, sino que lo hizo para cargar con nuestros pecados y abrirnos las puertas de la vida eterna. Como tampoco varía la fe y la ilusión con la que los músicos, intentamos colorear cada día el silencio, con la belleza de unos acordes musicales.

Nos despedimos con algunos vídeos de lo que fue el Domingo de Resurrección en Membrilla con nuestra banda (gracias a todas esas personas que móviles en mano graban los distintos momentos del día).

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*