La música de calidad fue la principal protagonista del encuentro de bandas

altAtu-OL7H7IbCP0hNv8rmvRNR83YV_7SKlq6yH50euJU5Buena noche y buena música en el encuentro de bandas del pasado sábado, 2 de agosto en el Pabellón Multiusos de los Paseos del Espino, protagonizada por las Banda Municipal de Música de Miguel Esteban y la Banda Virgen del Espino de Membrilla.

Sobre las 21:30 horas ambas bandas en pasacalles partían de la Plaza del Azafranal para dirigirse al Pabellón Multiusos del Espino, donde sobre las 22:00 horas, daba comienzo el concierto con la banda invitada en primer lugar, que bajo la batuta de su director Ángel Esquinas Novillo, nos deleitó con cuatro obras extraordinarias. En primer lugar interpretaron el pasodoble dedicado a la reina del cuplé “María Ramos”, del compositor Antonio Corrales. A continuación el poema sinfónico para banda “Paradise” del compositor alicantino Óscar Navarro. Seguidamente la banda de Miguel Esteban interpretó “Carioca” del compositor alemán Gus Kahn, arreglado para banda por el compositor y arreglista japonés Naohiro Iwai, finalizando su actuación con la “Suite Pernambucana de bolso” de José Ursencino da Silva. Una actuación que estuvo a un gran nivel, tanto musical como de interpretación.

altAkgQxMgtWZHNBcs91d4Di9OGnRLUap4lijBy0AYclEGvDespués de un breve descanso, le llegó el turno a la Banda de Música de la localidad, dirigida en esta ocasión por Pablo Labián Camino. En esta ocasión, la banda abrió su actuación con un estreno, “Valencia”, el pasodoble que el riojano Santiago Lope dedicó a la ciudad del Turia a principios del siglo XX. A continuación la fantasía “Pilatus: Mountains of Dragons” del compositor norteamericano Steven Reineken. Una extraordinaria obra que la banda ha incorporado este verano a su repertorio y que representa los viajeros que suben a la montaña de Pilatus en Suiza, con la esperanza de buscar dragones. En tercer lugar otra novedad, la fantasía “Around the world in 80 days” del compositor austriaco Otto M. Schwarz, una extraordinaria obra que vio la luz en 2008, inspirada en el clásico de Julio Verne. Para finalizar con el programa, una obra de esas que cualquier músico cuando la interpreta da las gracias de serlo: “La Storia” de Jacob de Haan, cuya melodía invita a cerrar los ojos e imaginarnos nuestra propia historia.

El concierto finalizó sobre las 23:30 horas, con la interpretación por parte de la banda local del pasodoble taurino “Tercio de Quites”, del compositor Rafael Talens.

En esta ocasión, tanto el pabellón como el mobiliario, sí permitieron que el concierto se desarrollase en unas condiciones bastante óptimas, tanto para las bandas como para el público, de lo que damos las gracias a las autoridades municipales y a todos aquellos que hacen que esto sea posible.

A continuación las dos bandas tuvimos la ocasión de compartir un bocadillo y un refresco. Una vez más, la música sirvió para unir a las personas en una agradable velada.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.